• Sonrisas de Verano

    Sonrisas de Verano

    El verano ya está a la vuelta de la esquina, las vacaciones, la relajación, los viajes, el sol, la playa, la montaña,… nos estamos preparando para su llegada con la “operación bikini”, hemos planificado minuciosamente nuestras vacaciones pero ¿hemos preparado nuestra boca? Una sonrisa sana es la mejor compañía para nuestro verano.
    Lo mejor es planificar también los cuidados que nuestra boca necesita para presumir de una sonrisa bonita y sin problemas durante todas las vacaciones.

    Visita a tu dentista

    Si tienes pensado irte de vacaciones en verano es importante que antes pases a visitar a tu dentista. Lo que menos nos apetece durante nuestros días de descanso es que nos empiece a doler la boca por culpa de una caries, o comprobar que nuestras encías sangran de forma preocupante….

    • Además, si vas a viajar a un lugar con acceso limitado a odontólogos y médicos pueden surgir los problemas.
    • Tampoco es muy recomendable someterte a un tratamiento dental en un país recóndito…
      Por otro lado, si viajas en avión las altas presiones pueden llegar a producir sensibilidad dental.
    • Si tienes algún diente dañado el perjuicio se puede ver incrementado en cualquier momento, también en vacaciones.

    Tu dentista revisará el estado general de tu boca y, en caso de ser necesario, te recomendará el tratamiento que necesites, para que puedas irte de vacaciones con toda tranquilidad y solo preocuparte de disfrutar y sonreír para las fotos.

    Sonrisa 10

    Durante el verano socializamos y salimos mucho más que en ninguna otra época el año. Hablar y sonreír sin la preocupación de tener unos dientes amarillos, mal alineados o con otros problemas funcionales es algo que está a nuestra alcance si nos organizamos bien y realizamos las revisiones a tiempo.

    Por ejemplo, conseguir unos dientes blancos es fácil con los tratamientos actuales de estética. Un blanqueamiento dental o unas carillas nos pueden proporcionar la sonrisa que siempre hemos deseado. Además de ofrecer una imagen más saludable.

    Si el problema es la alineación de los dientes o una mordida mal posicionada, se puede solucionar con una ortodoncia. Existen alternativas estéticas para evitar que se note que llevamos aparato. Los alineadores trasparentes o la ortodoncia lingual son dos opciones muy demandadas para enderezar y colocar los dientes sin que la gente pueda percibirlo.

    Cuida la alimentación

    Con la llegada del buen tiempo los horarios y las rutinas se modifican. Además, para refrescarnos incrementamos el consumo de alimentos refrigerados, como refrescos o helados. La cantidad de azúcar que contienen estos productos es alta, por lo que debemos ser cuidadosos con su consumo y así evitar la aparición de caries, dolorosas y antiestéticas. Tu odontólogo te detallará qué cuidados especiales debes tener en verano para que tu sonrisa no se vea afectada.

    ¿El cloro de la piscina o la sal del mar pueden dañar mis dientes?

    La piscina y la playa se asocian popularmente con desgaste o erosión bucodental debido al contacto con el cloro y la sal del mar. Sin embargo, la exposición a estos elementos no tiene por qué afectar a los dientes, salvo para personas que se exponen de forma continuada a estos elementos (como deportistas profesionales que pasan más de 6 horas en contacto con el agua).

    Aquellas personas que tienen una exposición continua a estos elementos químicos contenidos en el agua de las piscinas o del mar, pueden prevenir la erosión dental con higienes bucodentales anuales y hábitos de prevención (como fluorar los dientes regularmente y llevar un control sobre los niveles químicos del agua de la piscina para evitar que el esmalte dental se debilite).

    Cuida la higiene

    El cuidado de la higiene bucodental es fundamental durante todo el año. Sin embargo, con el cambio de hábitos a veces dejamos de lado algunas buenas costumbres. Para tener una sonrisa sana y bonita es necesario ser constantes con la higiene dental y cepillarnos los dientes después de cada comida. Para evitar que se nos despiste este hábito en vacaciones podemos incluir un kit de cepillado dentro del bolso o la mochila.

    ¡No lo olvides, visita a tu dentista en junio y en vacaciones preocúpate solo de sonreír!

    Escribe un comentario →