Realmente sabes … ¿qué es la alergia?

La alergia es una susceptibilidad especial de algunas personas que hace que respondan de una forma exagerada ante la exposición a uno o varios elementos externos o alérgenos.

Las alergias afectan al 20-25% de la población. La piel y las vías respiratorias son las zonas del organismo más expuestas al contacto con los alérgenos, por lo que son los órganos que con mayor frecuencia sufren reacciones alérgicas, generalmente caracterizadas por un proceso de inflamación. En la piel genera dermatitis; en los ojos, conjuntivitis; en la mucosa nasal, rinitis; y cuando afecta a los bronquios, asma. Si el alérgeno es ingerido (alimentos o medicamentos), entonces puede afectar también al aparato digestivo ocasionando diarreas y dolor abdominal.

En el caso de las reacciones a alimentos, medicamentos o picaduras de insectos, las manifestaciones pueden aparecer simultáneamente implicando a distintos órganos (piel y mucosas, vías respiratorias, tracto digestivo, etc.) y conformando un cuadro con síntomas generalizados. Las reacciones generalizadas más intensas y de presentación inmediata tras la exposición al alérgeno constituyen una urgencia médica, dada su potencial gravedad. Aunque en la mayoría de los casos las reacciones son más o menos leves, en ocasiones la alergia puede llegar a causar un shock anafiláctico (fallo sistémico generalizado) e incluso la muerte.

La predisposición a las alergias suele tener un importante componente hereditario, que hace que el sistema inmunitario reaccione de manera exagerada ante la presencia de un alérgeno. Cuando esto sucede, se generan una serie de anticuerpos específicos contra esa sustancia que se trasladan a unas células llamadas mastocitos, muy abundantes en la nariz, ojos y pulmones. Se adhieren a la superficie de estas células y cada vez que una persona entre en contacto con las sustancias a las que es alérgica, se inicia la liberación de histamina, un mediador de la inflamación, y como consecuencia se desencadenan los síntomas propios de la alergia.

Entre los alérgenos más habituales destacan :

  • El polen de las plantas.
  • Algunos alimentos.
  • Productos químicos.
  • Medicamentos.
  • Hongos.
  • Ácaros del polvo.
  • Pelos de animal.
  • Picaduras de insecto.
  • Metales, etc.

Cuando se identifican los síntomas (como el picor y enrojecimiento de los ojos, estornudos, goteo de nariz, sibilancias, eccemas o urticaria) con la exposición a determinadas sustancias es importante consultar con un alergólogo, con el fin de que se realicen las llamadas pruebas de sensibilización para identificar los alérgenos que los causan y, de este modo, establecer el tratamiento adecuado, que unas veces será mediante la inmunoterapia y otras evitando el contacto directo con la sustancia o material que causa la alergia.

Leave a reply