• Celebra la vuelta. Celebra el Otoño

    Celebra la vuelta. Celebra el Otoño

    La alimentación de otoño es muy importante porque coincide con un marcado cambio estacional y de actividad. Hemos de preparar nuestro organismo para iniciar el trabajo, el curso o para las contingencias del invierno venidero.

    Conviene revisar si llegamos con unos kilos de más para establecer oportunos y reparadores menús, utilizando la imaginación, además de los tres bloques fundamentales para preparar la despensa y el frigorífico.

    A continuación os proponemos los más significativos:

    Carbohidratos: energía

    • Alimentos con pocos carbohidratos: Verduras de hoja y frutos de huerta.
    • Alimentos de moderados carbohidratos: Frutas frescas, desde las otoñales uvas hasta las sugestivas frutas de bosque (arándanos, grosellas, endrinas, madroños, frambuesa, moras silvestres…), legumbres y patatas.
    • Alimentos de notables carbohidratos: Pan, arroz, pasta, galletas, miel.
    • Alimentos con notables carbohidratos y grasas: Bollería, pastelería, chocolate, galletas con azúcar y grasas.

    Proteínas: construcción y reparación

    • Alimentos proteicos: Pollo, pavo, bacalao, pescado blanco, quesos frescos.
    • Alimentos proteicos con poca grasa: Huevos, leche.
    • Alimentos proteicos con moderada grasa: Carne roja, quesos semicurados, jamón.
    • Alimentos proteicos con bastante grasa: Embutidos, quesos curados.
    • Alimentos proteicos con aceites omega 3: Pescados azules.
    • Alimentos proteicos con carbohidratos: Legumbres.
    • Alimentos proteicos con aceites vegetales y carbohidratos: Frutos secos (las “proteínas de otoño”).

    Grasas: complemento de energía y protección celular

    • Aceites, patés, mantequilla, margarinas, mayonesas, sin olvidar los embutidos
      y quesos curados.

    De estos tres bloques, el control de carbohidratos y grasas, es fundamentalpara el control del peso.

    Una buena propuesta para otoño:

    Un buen desayuno: tomándose el tiempo necesario y presidido con una jarra de agua fresca. Variantes de yogur con frutas troceadas o leche con cereales y un zumo de fruta fresca; o pan integral con aceite y café con leche; huevos pasados o revueltos o salmón ahumado con pan de centeno.

    Tentempiés ligeros: comidas y cenas con abundantes hortalizas frescas de temporada, sobre todo la cena, incluyendo alternativamente patatas y legumbres; o pasta, arroz y consumo moderado de pan, según peso adquirido en verano.

    Dos platos de proteínas animales (al menos): huevos, pescado, carne o proporciones razonables de frutos secos para los vegetarianos. Además, es recomendable aprovechar las frutas del bosque, muy beneficiosas y poco utilizadas en nuestro país.

    Consejo

    El ejercicio moderado es una práctica aconsejable que nos permite ampliar la despensa en las próximas fechas.

    Escribe un comentario →