• 6 cosas imprescindibles en tu botiquín

    6 cosas imprescindibles en tu botiquín

    Nunca está de más saber cómo actuar ante los pequeños accidentes que pueden ocurrir en vacaciones. Quemaduras, picaduras de insectos, heridas, contusiones… no nos amargarán el verano si contamos con unos conocimientos básicos de primeros auxilios y un completo botiquín de viaje. Lo primero a tener en cuenta es el lugar elegido para tus vacaciones. Si se trata de un país exótico, además de las vacunas exigidas y recomendadas, debes considerar posibles afecciones derivadas de los cambios del clima, la alimentación, etc.

    Pero aunque no te vayas tan lejos, viajando en familia o con amigos, en el campo o en la playa, tu botiquín no puede ser igual al que tienes en tu residencia habitual.

    Botiquín de vacaciones

    • Repelente de insectos. Al llevar ropa más ligera, en verano estamos más expuestos a posibles picaduras. Por eso es recomendable tener a mano un repelente de insectos, especialmente si hay agua dulce cerca del lugar de alojamiento. Los repelentes de uso tópico (cremas, lociones) forman una película sobre la piel convirtiéndola en un lugar no agradable para insectos como moscas, mosquitos, pulgas y garrapatas. Sin embargo, ninguna loción tópica es eficaz contra los insectos con aguijón (abejas y avispas).
    • Medicamentos para las picaduras. Existen muchos tipos: antihistamínicos tópicos, corticoides, analgésicos locales, pomadas suavizantes, etc. Los corticoides son una buena solución para la mayoría de las picaduras, ya que reducen con rapidez el picor y la inflamación. Además, sirven para calmar el dolor de las quemaduras. Los antihistamínicos tópicos no deben utilizarse ya que pueden provocar sensibilización.
    • Vendas elásticas. Al caminar por la montaña o entre las rocas de la playa, se pueden producir caídas o torceduras, por eso es conveniente llevar vendas en el botiquín.
    • Protector solar. El sol es un gran aliado para disfrutar del verano, pero también puede ser el mayor enemigo si no nos protegemos adecuadamente contra las quemaduras. Aparte de llevar sombreros y gorras, no olvides incluir en tu equipaje una buena crema protectora y algún producto para calmar las quemaduras solares, en caso de que se produzcan.
    • Remedios para la acidez. No están de más en estos días en los que solemos alterar nuestra alimentación habitual y, en ocasiones, comer más de lo que deberíamos.
    • Medicamentos contra el mareo. Si viajas en coche y/o con niños, es bastante probable que los necesites. Te recomendamos consultar con tu médico para decidir qué producto es más conveniente en tu situación.
    • Otros elementos básicos de cualquier botiquín. Termómetro, tijeras, desinfectante yodado, agua oxigenada, esparadrapo y gasas estériles, pueden ser de utilidad en tus viajes.

    Cómo actuar en caso de…

    Picadura de insecto

    • Trata de identificar al insecto causante y si hay una o varias picaduras.
    • Retira anillos, cadenas y pulseras por si se produce una inflamación.
    • Limpia la zona afectada.
    • Si la picadura es de abeja, debes tratar de extraer el aguijón.
    • Aplica un corticoide tópico para aliviar el picor y no rasques nunca la zona afectada.
    • Si se produce una reacción más grave, acude al médico de urgencias.

    Picadura de animales marinos

    Medusas

    • Se trata de una picadura urticante, que produce enrojecimiento de la piel, dolor intenso y escozor.
    • Lava la zona afectada con agua de mar o vinagre, nunca con agua dulce; observa si han quedado filamentos de la medusa sobre la piel y retíralos con cuidado, usando pinzas o guantes.
    • En ocasiones es necesario acudir a un centro médico o a un puesto de socorro de la playa, donde suelen estar preparados para este tipo de accidentes.

    Erizos

    • Debes extraer inmediatamente todas las púas, ya que favorecen las infecciones de la piel.
    • El vinagre disuelve la mayoría de las púas; probablemente sea suficiente aplicar varias compresas o baños de vinagre.
    • Lava cuidadosamente la zona afectada.
    • Aplica una solución que combine analgésicos y corticosteroides.

    Torceduras

    • El área lesionada debe mantenerse en reposo, a ser posible elevada por encima del nivel del corazón; de otro modo podría producirse retención de líquidos en la zona.
    • La medida fundamental es aplicar frío local. Llena una bolsa con hielo y colócala sobre la zona afectada.
    • En una emergencia, puedes utilizar incluso una bolsa de verduras congeladas, por ejemplo de guisantes, que se adaptarán a la forma del miembro. En todo caso, no olvides colocar siempre un paño entre el hielo y la piel para evitar lesiones por congelación.
    • Además del frío, es necesario inmovilizar la zona mediante un vendaje que comprima el área afectada ayudando a disminuir la inflamación.
    • Vigila siempre el vendaje y, en caso de detectar problemas (si la zona circundante se vuelve azulada o está fría) acude inmediatamente al médico.

    Quemaduras solares

    • Refresca la zona quemada por el sol con agua tibia (25º aproximadamente).
    • También puedes colocar apósitos húmedos para aliviar las zonas afectadas.
    • Aplica un gel o pomada formulada específicamente para estos casos.
    • Si las quemaduras se acompañan de somnolencia, debilidad y dolor de cabeza, trata de permanecer tumbado en un lugar oscuro y fresco, e hidratarte lo suficiente.

    En definitiva, con un completo botiquín y estas nociones básicas de primeros auxilios, podrás solucionar de forma rápida y eficaz pequeños incidentes, evitando que cualquier problema de salud pueda acabar con la diversión.un poco el dolor querrán volver a bañarse.

    Escribe un comentario →