Rinoplastia

Mejora el aspecto de tu nariz
  • Solicita información

    Déjanos tus datos y te llamamos:
    También puede llamarnos a los teléfonos:

    91 726 47 01 - 615 875 184
    91 726 46 33 - 615 982 084

    • Mejora tu imagen cuidando tu salud
    • Descuentos especiales sobre precio privado y descuentos adicionales para clientes de Sanitas
    • Primera consulta de valoración gratuita y sin compromiso
    • Condiciones especiales de financiación
    • Un amplio cuadro médico cuya profesionalidad y experiencia te garantizan total tranquilidad a la hora de elegir

    Rinoplastia

    Los servicios Estéticos de Sanitas están especialmente recomendados para aquellos personas que deseen mejorar su imagen cuidando, ante todo, de su salud.

    Para ello, Sanitas cuanta con destacados especialistas, centros de primer nivel y una amplia gama de cirugías y tratamientos médico estéticos a los que podrás acceder, con una financiación muy ventajosa, seas o no seas cliente de Sanitas*.

    La rinoplastia o cirugía de la nariz, es un procedimiento quirúrgico plástico, que tiene como función modificar el aspecto y la funcionalidad del apéndice nasal. Se suele llevar a cabo para cambiar el tabique nasal y mejorar el paso de aire, o para modificar los huesos y mejorar la estética facial. En muchos casos se realizan los dos procesos a la vez.

    La rinoplastia se efectúa bajo anestesia general y, en casos seleccionados, anestesia local y sedación. La rinoplastia estética se lleva a cabo a través de incisiones internas, por lo que no queda ninguna cicatriz externa visible.

    *No es necesario tener ni contratar una póliza de Sanitas para acceder a estos servicios.

    ¿Para quién está indicada la rinoplastia?

    El candidato apto para someterse a una rinoplastia es una persona físicamente sana, mentalmente estable y realista en cuanto a las expectativas de la cirugía; el cual presente una disconformidad con su nariz, estableciéndose una edad mínima de intervención de unos 14-15 años necesarios para que la madurez del esqueleto facial se haya llevado a cabo.

    Los candidatos ideales para una rinoplastia son:
    1. La nariz es demasiado grande para la cara.
    2. Existe una protuberancia o un hundimiento en el perfil de la nariz.
    3. La nariz vista de frente es ancha.
    4. La nariz vista de frente esta torcida.
    5. La punta de la nariz es gruesa.
    6. La punta de la nariz esta caída (“nariz aguileña”).
    7. Los agujeros nasales están demasiado abiertos o cerrados.
    8. Algunos casos de dificultad para respirar correctamente.

    Resultados de la rinoplastia

    Tras la rinoplastia, el paciente debe llevar un taponamiento entre uno y tres días, y una pequeña escayola que se retirará a la semana, presentando la nariz cierta hinchazón que desaparecerá en pocas semanas. Sin embargo, el resultado definitivo de la rinoplastia se alcanzará al año de la intervención.

    Es fundamental evitar la exposición solar y los ejercicios violentos durante los tres primeros meses. El cirujano será quien, a través de los controles periódicos, le indique los cuidados a seguir para conseguir una rápida y óptima recuperación. Con esta intervención se consigue cambiar la forma del dorso o la punta de la nariz, reducir o aumentar su tamaño, cambiar el ángulo entre la nariz y el labio superior o agudizar la apertura de los orificios nasales.